CULTURA MAKER II

by UNO Internacional on 22 agosto, 2019

Rodrigo Alonso

Cuando hablamos de la cultura maker pensamos, tal vez, en aparatos, instrumentos, productos físicos con funciones específicas y, desde luego, es uno de los renglones más destacados. Pero maker abarca mucho más.

En materia de maker, las escuelas de UNOi lo aplican también a otros campos, como el de la cultura, por ejemplo. Hablamos, entonces, en actividades de literatura, arte, alimentación, entretenimiento y, en general, todos los campos de la actividad humana.

Ejemplo de tales actividades maker son, por ejemplo, los festivales de teatro shakesperiano que realizan algunas escuelas, los festivales cinematográficos,  de producción alimentaria, o los destinados a facilitar a los niños sujetos a quimioterapia la recepción del medicamento.

mm-4

Maker se refiere, principalmente, a la creatividad, a la imaginación infantil, a la curiosidad natural de las criaturas en la primera etapa de su vida. Significa la producción de ideas, la curiosidad para investigar su naturaleza, la toma de conciencia para reconocer los problemas sociales y económicos, y la habilidad para convertir un sueño en realidad.

Significa también, como ya hemos dicho, la capacidad para interactuar, para distribuir la tarea, para coordinarse, para participar en un propósito común, para aceptar las ideas de otro y contrastarlas con las propias en busca de un fin común. Significa, en fin, equipo.

m-2

Estos conceptos tienen una importancia primordial en la formación de la niñez y la juventud que dentro de algunos años enfrentarán los problemas sociales de su entorno y serán responsables de resolverlos, entre todos, en beneficio de todos.

Por otra parte, las actividades maker plantean ciertas exigencias ineludibles, y una de ellas es el apoyo incondicional de familiares y docentes. El primer requerimiento es la paciencia y la tolerancia, esto es la comprensión de que en el proceso habrá fracasos, errores, probablemente desilusiones, pero si los adultos adoptan una actitud inteligente de apoyo y estímulo, los estudiantes con seguridad saldrán adelante.

No debemos olvidar que una de las bases de la cultura maker es el proceso científico, que implica necesariamente el ensayo y el error. En consecuencia un aparente fracaso no necesariamente significa el final, sino un paso en el camino.

Vale la pena recordar lo que le sucedió a Edison cuando trabajaba en la invención de la batería que a él se debe, antecedente de las actuales pilas y elemento fundamental en el funcionamiento de los vehículos que todos usamos para transportarnos. Cuenta la anécdota, que platicaba Edison con un amigo y le comentó que llevaba poco más de 260 intentos y no había logrado todavía su propósito. El amigo le invitó a olvidarse del asunto, pero Edison exclamó entusiasmado “¡Claro que no! Ahora ya sé que hay 260 formas en las que no funciona”.

mm-3

Así pues, la actitud de los padres y madres de familia, así como de los docentes, es fundamental para alentar el proceso de investigación, ensayo, corrección y reintento.

Por nuestra parte en UNOi seguiremos alentando la cultura maker, seguiremos investigando, estudiando nuevas y más eficaces formas de ponerlo a disposición de los estudiantes para que sean, en el futuro cercano, verdaderos creadores de soluciones.

UNO InternacionalCULTURA MAKER II