Salud ósea desde la infancia

by UnoiNews on 8 agosto, 2016

Se estima que en México una de cada 12 mujeres y uno de cada 20 hombres tendrá una fractura de cadera después de los 50 años, debido a un proceso de pérdida ósea que es irreversible.

Así lo señala el Dr. Miguel Ángel Guagnelli en su artículo publicado en la revista Líderes Médicos del mes de agosto, donde explica que el punto máximo de densidad ósea se alcanza entre los 25 y los 30 años, después de lo cual disminuye, con mayor o menor velocidad. Con el tiempo suficiente, esta pérdida continuada llevará a cruzar el umbral de la osteopenia y la osteoporosis.

La infancia es el periodo de mayor importancia para la prevención de la osteoporsis. Cualquier tratamiento en un adulto o adulto mayor solo retrasa la aparición de fracturas; pero antes de los 25 años, sí es posible aumentar la masa ósea, afirma Guagnelli.

¿Cómo invertir entonces en los huesos de los niños y hacerlos más fuertes? Igual que lo haríamos para el crecimiento: con nutrición y ejercicio. Los lácteos (leche, yogurt y queso) son fuentes naturales de calcio y vitamina D –la encargada de fijar el calcio en los huesos y que también se adquiere mediante la exposición al sol, con las debidas precauciones.

La suplementación de calcio a través de tabletas o multivitamínicos no es ni de cerca tan efectiva para mejorar la densidad ósea como el calcio procedente de lácteos acompañado de proteínas que mejoran su absorción.

Por otro lado, ejercicios como correr, saltar, bailar, jugar con un balón o realizar gimnasia son estímulos potentes que incrementan la fuerza y densidad óseas. Todo ello sumado, mejora significativamente la densidad de los huesos y permite que al transcurrir los años se logre retrasar el paso al umbral de la osteopenia y la osteoporosis.

En conclusión, el ejercicio, el calcio y la vitamina D en los niños, son la mejor forma de prevenir fracturas en algunas décadas.

________________________________

UnoiNewsSalud ósea desde la infancia