Seis formas de proteger a tu hijo del abuso sexual

by UNO Internacional on 19 noviembre, 2014

 

19nov Prevención violencia niñospor DeAnna*

Abuso sexual. Este no es un tema que a la mayoría le guste siquiera pensar en él, mucho menos hablar al respecto. Se estima que 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños experimentará alguna forma de abuso sexual antes de su cumpleaños 18. Para ponerlo en perspectiva, esto significa que en un aula de 25 alumnos en su último año de prepa 3 de las chicas y 2 de los varones probablemente habrán sido abusados sexualmente. Y, tristemente, los niños de raza negra tienen el doble de posibilidades de ser abusados que los niños de otras razas.

Las personas que experimentan tales abusos están en un mayor riesgo de sufrir ansiedad, depresión, abuso de sustancias, intentos de suicidio y dificultades en las relaciones románticas. Pero hay cosas que usted puede hacer que reduzcan el riesgo en su s hijos y otros niños que usted conozca, de convertirse en víctimas de este crimen.

1. Llame a las partes del cuerpo de sus hijos por su nombre anatómicamente correcto

Pene. Vagina. Vulva, Testículos. Escuchar estas palabras hace sentir incómodo a muchos, e incluso más cuando vienen de boca de un pequeño. Sin embargo, darle a tu hijo el conocimiento adecuado sobre las partes de su cuerpo también incomoda a la gente que abusa sexualmente de los niños. Al usar los términos científicos, queda claro al potencial abusador que tu hijo tiene conocimiento de su cuerpo y que podría informar cualquier tocamiento inadecuado utilizando los términos correctos.

Adicionalmente, si de manera consistente usted se refiere a estas partes del cuerpo en forma correcta y un día su hijo llega a casa llamando cosita a su pene, esa será una señal de que alguien más ha estado hablando con él de sus partes privadas. Esto le ofrece una excelente oportunidad de explorar más las circunstancias alrededor de esa conversación.

Así que supere cualquier reticencia que pudiera tener acerca del área de ahí abajo y comience a usar las palabras de su viejo libro de texto de Ciencias de la Salud. Pene, pene, pene, Vagina, vagina vagina. ¿Lo ve? No es tan difícil.

2. Permita siempre a su hijo elegir cuando mostrar afecto. Nuca lo obligue a demostrarlo hacia nadie.

“Dame un besito”. “Vé y dale un piquito a tu tía”.  Abraza a tu hermano y dile que lo sientes”.

¿Cuántas veces ha escuchado que se instruya a los niños pequeños a demostrar afecto hacia otra persona, incluso cuando está claro que no desean hacerlo? Esto es algo que muchos padres hacen, con la intención de criar niños educados y amigables. Pero otro mensaje que se deriva cuando usted obliga a un niño a besar o abrazar es este: “Tus sentimientos no son importantes, y está bien que tus fronteras físicas se violen a fin de atender las necesidades de otra persona”.

En vez de ello, podría probar: “¿Me puede dar un beso?”, “¿Quisieras darle a la abuela un abrazo de despedida?”.

Si el niño está de ánimo para ello, excelente; pero si no, también está bien. Siempre puede usted decirle a la otra persona: “Bueno, hoy no; quizá la próxima vez”. O tal vez no –en realidad depende del niño. Usar frases como ésta, muestran a su hijo que él es quien tiene el control y que siempre es libre de decir sí o no. También nos recuerdan que chocar los puños o las palmas, enviar besos, etc., son buenas formas de mostrar afecto a otros, que involucran mucho menos espacio personal.

Si en su vida encuentra resistencia en otras personas al respecto, sólo explíqueles por qué lo está haciendo. Es probable que cualquiera que de verdad se interese en su hijo aplauda y apoye sus esfuerzos para mantenerlo seguro. Si no, quizá valdría la pena observar de qué otras maneras esa persona viola tus fronteras en la relación.

3. Deje de decir a su hijo; “Sé buen niño”

Desde luego, todos queremos que los niños sigan las reglas. Sin embargo, cuando decimos cosas como. “Sé bueno”, “Pórtate bien”, podemos a veces enviar el mensaje de que ser obediente es algo que valoramos por encima de todo. Quienes abusan sexualmente de los niños están buscando pequeños que sean complacientes y no cuestionen la autoridad. Así que cuando deje a su hijo en la escuela, procure decir: “Aprende mucho”. O, a la hora de dormir, “Pásala súper”. Cuando mis amigos salían de fiesta en la universidad, el mantra era: “Pásala bien, Cuídate”. Éstas son pequeñas formas de reforzar de manera consistente el mensaje que como padres de su hijo lo apoyarán a no ser bueno, cuando eso signifique confiar en sus instintos en situaciones incómodas.

4. Permita que su hijo sepa que siempre puede hablar con usted de TODO

Es importante mantener abiertas las líneas de comunicación con nuestros hijos. Si no escuchamos las cosas pequeñas, no van a venir a contarnos las cosas grandes. Una forma en que podemos fomentar la comunicación es formulando a nuestros hijos preguntas abiertas, que son aquellas que no pueden responderse con un simple “sí” o un “no”.

Así que en vez de: “¿Te divertiste hoy en la escuela?”, pruebe: “¿Cómo estuvo la escuela?”.

Cuando respondan, procure decir; “¿De veras?, cuéntame más”. O algo parecido –cualquier cosa que sea natural y mantenga la conversación con el niño.

Otra parte de la comunicación abierta consiste en estar disponible para responder preguntas, incluso aquellas que nos incomodan. De modo que si su hijo le pregunta sobre sexo o drogas, la nueva ley de salud, o cualquier otra cosa, no termine la conversación. Solo responda lo mejor que pueda de manera adecuada a su edad y haga lo necesario para que la charla continúe. Si le pregunta algo que lo sorpende3 con la guardia baja, no solamente responda –trate primero de imaginar qué es lo que motivo a su hijo a preguntar. Y, si es un tema que le hace sentir muy incómodo, respire hondo y trate de mantener la calma. Los niños son como los perros que pueden oler el miedo.

5. Sepa que los abusadores potenciales podrían no ser quienes usted esperaría

La imagen en los medios de la gente que abusa sexualmente de menores a menudo difiere mucho de la realidad. Estadísticamente, no es el extraño que acecha en los arbustos del que habría que preocuparse más; son las personas en la vida de nuestros hijos que a ellos les agradan, confían e incluso a veces aman. Quienes abusan de los niños usan con frecuencia la relación cercana que han desarrollado con ellos como una forma de mantener en secreto el abuso. Si no está familiarizado con el término proceso de cortejo (grooming process), búsquelo en Google para conocer más.

Los estudios también muestran que los niños que viven en un hogar con su madre y un varón que no está emparentado con el niño (novio, padrastro, inquilino), son 20 veces más propensos a sufrir abuso que un niño que vive con sus dos padres biológicos. Ahora bien, no estoy tratando de iniciar un debate acerca de la estructura de la familia ideal. Solo quiero pedir a las madres solteras que por favor sean cuidadosas respecto a las personas que permiten que estén a solas con sus hijos. Puedo entender el porqué una madre ve positivamente a una pareja potencial que parece emocionada de conocer a sus hijos y se muestra amigable hacia ellos. En lo personal, yo lo vería como una llamada de atención. Alguien interesado románticamente en mi, debería estar interesado en mí, no en mis hijos.

Conozco a una mujer que en su primera cita con un hombre, éste le dijo que quisiera llevar a sus hijos a acampar. Sí, él solo. Sobra decir que no hubo otra cita. Este es solo un ejemplo, pero si usted se familiariza con el proceso de cortejo, puede aprender muchos más. Los adultos deben sentirse más cómodos con y más interesados en pasar el tiempo con otros adultos, no con niños.

También vale la pena destacar que un número desproporcionado de crímenes o abusos sexuales no son cometidos por adultos, sino por menores de 18 años. Así que su niñera preadolescente, o el “amigo” mayor de su hijo en la cuadra, son personas de las que también debe usted tomar precauciones.

6. Hágase cargo de sus asuntos

Sus hijos necesitan saber que como su padre, usted está ahí para protegerlos y educarlos –no al revés. Usted es el adulto, usted es responsable de sus propios sentimientos. Sus hijos no le hacen estar enojado, feliz o triste. Como todos los demás en su vida, sus hijos se comportan de cierta manera y usted elige como responder.

No responsabilice a sus hijos de su bagaje emocional (y todos lo tenemos). Ellos no están equipados psicológicamente para enfrentarlo. Si sus hijos creen que es su responsabilidad hacerse cargo de usted, podrían evitar comentarle noticias que piensen que usted no puede manejar. Si se descubre apoyándose en sus hijos para satisfacer sus necesidades emocionales, espero que considere buscar la ayuda de otro adulto confiable.

Además, otro factor de riesgo de abuso es tener padres que enfrentan problemas de abuso de sustancias. Si cree que pudiera usted tener un problema con el alcohol u otras drogas, haga por favor lo necesario para ocuparse de su persona. En el mundo existe una serie de recursos gratuitos para estos problemas: alcohólicos anónimos (www.aa.org) y narcóticos anónimos (www.na.org) son sólo un par que se me ocurren ahora. Usted le debe a sus hijos (y a usted mismo), el ser una persona emocionalmente saludable, presente y vibrante.

6 ½ Busque a otros

Le llamé 6 ½ a este punto porque no tiene nada que ver con proteger a sus propios hijos. Tiene que ver con proteger a otros niños. Las personas que abusan sexualmente de los menores a menudo tienen por objetivo a niños que parecen aislados, descuidados o que requieren de una atención positiva. Si hay algún niño en su vecindario que parece estar solo o desprotegido por sus propios padres –quizá podría considerar invitarlo a casa. Incluso si son solo un par de horas frente al televisor viendo caricaturas, es más tiempo del que están al cuidado de un adulto preocupado y responsable.

Por último, si está usted leyendo esto y ha experimentado abuso sexual en su propia vida, sepa que no fue su culpa. Si aún está luchando con los efectos de la experiencia, existe ayuda disponible. La organización www.rainn.org ofrece recursos a personas que han sufrido diversos tipos de asalto sexual, incluyendo una línea telefónica de ayuda las 24 horas. Sanar es posible, sólo tiene que seguir los pasos necesarios para descubrirlo.

___________________________

DeAnna trabajó como psicoterapeuta y ahora escibe un blog y es mamá en casa. Sus ideas con respecto a raza, racismo y otras formas de inequidad pueden leerse en su blog: www.myblackfriendsays.com

Traducción UnoNews.

 

UNO InternacionalSeis formas de proteger a tu hijo del abuso sexual