¿Son los músicos mejores para aprender lenguas?

by UnoiNews on 9 febrero, 2016

A los niños que aprenden música a una edad temprana se les facilita el aprendizaje de idiomas, incluso en la edad adulta, revela un estudio.

El entorno económico actual demanda que nuestros niños se conviertan en los mejor que puedan ser. Mucho es lo que se nos demanda como padres y, nos guste o no, necesitamos ayudarlos a encontrar su camino en el acelerado mundo de hoy y desarrollar sus habilidades para el futuro. Pero no todos los métodos, desde flashcards hasta las canciones de bebés, impulsan la inteligencia, las habilidades del lenguaje u otras competencias para el éxito. Leyendo muchos textos de investigación de revistas científicas revisadas por pares, descubrí que la capacitación en música es el único método probado para impulsar por completo la capacidad intelectual, lingüística y emocional de un niño.

Afortunadamente, en beneficio de los noveles de estrés de padres e hijos. no es necesario dedicar muchas horas al día para lograr este impulso. Según los estudios, solo una hora a la semana es suficiente para que ocurran los beneficios en el cerebro, incluidas las habilidades del lenguaje.

En mi país de origen, Finlandia, la persona promedio habla de tres a cinco idiomas –después de todo, nadie entiende nuestra oscura lengua nativa. Pero la peculiar costumbre de Finlandia de una educación temprana en música, donde incluso los bebés e infantes aprenden habilidades musicales esenciales, podría influir también la fluidez de los fineses en lenguas extranjeras. Como el adiestramiento en música impulsa las redes del cerebro relacionadas con el lenguaje, esperaríamos que fuese benéfico para la adquisición de otras lenguas, y esto es lo que han encontrado los estudios.

Cuando los niños comienzan a estudiar música antes de los siete años, desarrollan un mayor vocabulario, un mejor sentido de la gramática y un coeficiente verbal más elevado. Estas ventajas benefician el desarrollo tanto de su lengua materna como de lenguas extranjeras. Durante estos años decisivos el cerebro está en su fase sensible de desarrollo, en la que ocurre el 96% del crecimiento del cerebro. La educación musical iniciada en este periodo promueve también la habilidad del cerebro para procesar diferencias sutiles entre los sonidos  y ayuda en la pronunciación de los idiomas –este don dura toda la vida, como se ha comprobado en adultos que recibieron educación musical en su infancia y que conservan la capacidad de aprender lenguas extranjeras en forma más rápida y eficiente que quienes no tuvieron esas educación.

Los humanos comenzaron primero a crear música hace unos 500 mil años, mientras que el habla y el lenguaje se desarrolló hace solo 200 mil. La evidencia en la evolución, como la interpretan investigadores líderes como Robin Dunbar de la Universidad de Oxford, indica que el habla como forma de comunicación evolucionó de nuestro original desarrollo y uso de la música. Esto explica porqué nuestras redes neuronales de música y lenguaje tienen un superposición importante, y porqué los niños que aprenden música se vuelven mejores en aprender la gramática, vocabulario y pronunciación de cualquier lengua.

Los beneficios no son solos para aquellos de nosotros cuya lengua materna es oscura. Incluso para los angloparlantes, existe un creciente interés en las ventajas que ofrece aprender lenguas extranjeras. Hay muchas lenguas que pueden beneficiarnos inmensamente desde la cultura hasta el comercio –chino, ruso , árabe francés y español, por mencionar algunos– y qué mejor manera de asegurar que sus hijos se hagan de estas lenguas que enseñándoles la lengua maestra que trasciende a todas las demás: la música.

La educación musical juega un papel clave en el desarrollo de una lengua extranjera en su gramática, coloquialismos y vocabulario. Un estudio reciente encontró que cuando a los niños de nueve años y menores se les enseñó música durante solo una hora a la semana, la investigación concluyó que mostraron una mayor habilidad para aprende tanto la gramática como la pronunciación de lenguas extranjeras, en comparación con sus compañeros que habían aprendido una actividad extracurricular diferente.

Es común que los niños fineses reciban una educación musical a una edad temprana (hasta los siete años) con el divertido método Musiikkileikkikoulu, aunque solo comiencen la escuela a los siete y el aprendizaje de lenguas a los nueve. A pesar de esta “tardía exposición” a todo, con excepción de las habilidades musicales, por lo regular terminan hablando de tres a cinco lenguas extranjeras. Cualquier angloparlante que alguna vez haya visitado Finlandia puede atestiguar el hecho de que casi cualquier finés habla sin problemas el inglés. Mi argumento como finés promedio que habla cuatro lenguas es que hablarlas es divertido –te permite involucrarte con diferentes culturas desde el puto de vista de un nativo.

No debemos olvidar que nuestros niños con frecuencia aprenden más cuando están inmersos en el libre juego y descubriendo el mundo por sí mismos. La combinación de un poco de educación musical con mucha libertad para el juego ciertamente no ha perjudicado a los fineses, quienes en las pruebas PISA de la OCDE están entre los primeros estudiantes del mundo, no solo en habilidades del lenguaje, sino también en matemática y ciencias

El futuro y sus demandas económicas pueden ser inciertos, y podría haber mucha presión sobre nosotros los padres, pero algo es seguro: a fin de que nuestros hijos tengan éxito, necesitamos poner esta presión sobre ellos. El cerebro se ocupa de su propio desarrollo con un poco de música y mucho libre juego.

Liisa Henriksson-Macaulay

_______________________________________

El artículo original puede leerse en: http://www.theguardian.com/education/2014/feb/27/musicians-better-language-learners. Traducción: UnoiNews.

UnoiNews¿Son los músicos mejores para aprender lenguas?